La pregunta clave de cualquier madre/padre recae en cómo considerar cuántos deberes y tareas han de tener sus hijos, en definitiva: ¿son demasiadas las obligaciones de los niños?

En este post reflexionaremos acerca de términos elementales que día a día pueden parecer banales, pero que resultan definitivos para el futuro de nuestros hijos.

Responsabilidad: la clave inicial.

La responsabilidad es un valor ligado con la evaluación de nuestros actos y, por ende, las consecuencias que estos tendrán. A diferencia de la obediencia, la responsabilidad permite crear una reflexión personal y de tal forma asumir el tamaño de nuestras acciones.

Responsabilidad hacia tareas a realizar, consumo (como los gastos), sociedad y, la más importante, hacia uno mismo, representan los tipos de responsabilidad a tener en cuenta.

Cuando un niño aprende a ser responsable, aprende poco a poco a valer y creer en sí mismo. Dicho esto, el hecho de las obligaciones de los niños debe existir, pero ¿en qué medida?

Baremo edad-tareas.

Conviene que con el aumento de edad se eleve, al menos, la complejidad de las tareas. Así aprenderán a ser autónomos poco a poco.

Las obligaciones de los niños en casa deben existir, no vale el escaqueo. Por ejemplo con 3-4 años deben aprender a recoger sus juguetes o hacer la cama, mientras que con 10-11 deben ser capaces ya de barrer o fregar los utensilios de la cocina.

oblicaciones de los niños

En cuanto a las obligaciones de los niños referidas a las tareas escolares siempre ha habido una fuerte discusión a su favor y en su contra.

Deberes escolares y obligaciones de los niños. ¿Sí o no?

Entre las ventajas que suponen la realización de tareas escolares en casa encontramos: el refuerzo de lo aprendido en clase, fomentar el valor de la responsabilidad y generar independencia.

Por el contrario, entre sus desventajas se hallan: la absorción y falta de tiempo para realizar otras actividades, la frustración o la pérdida de interés hacia el aprendizaje.

Por lo tanto, ¿cuál es el punto medio?

El verdadero secreto. El tiempo.

En edades tempranas debe ser totalmente flexible el tiempo, ya que las tareas escolares no deben primar. En edades más avanzadas, se ha estimado que el tiempo óptimo para una buena eficiencia de las tareas escolares y obligaciones de los niños en casa es de unos 60-70 minutos aproximadamente. De media un rendimiento en casa por debajo de 30 minutos o uno superior a 2 horas genera unos resultados peores en las pruebas escolares.

niño estudiando

Otros consejos son la alternancia de asignaturas a la hora de realizar los deberes de cada una y la realización de pequeños descansos.

Una herramienta de control: Study Task.

Desde Task & Time facilitamos al grupo docente el control de la distribución de la carga de tareas a los estudiantes, para que la cantidad de deberes y las obligaciones de los niños estén bajo medida razonable. En realidad, es la herramienta que permitirá ver qué volumen de tareas es el más adecuado pedagógicamente.

Solicita desde aquí tu demo de Study Task y prueba este innovador y útil servicio.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial