Cuántas veces un profesor olvida qué mandó exactamente a sus alumnos en una clase para tal día. Es algo muy habitual para los que nos hemos dedicado a la enseñanza.

Porque no siempre se puede anotar cada detalle de una clase, ocurren siempre mil imprevistos que lo impiden. Y además, después de haber impartido clase a seis grupos diferentes, en ocasiones grupos del mismo nivel y materia, se duda de qué se había mandado y para qué fecha.

Esto lo aprovechan cumplidamente los alumnos que, llegada la fecha, niegan que tal tarea se hubiera mandado. O aseguran que la fecha es la misma que la fijada para el grupo vecino. El profesor que duda, no tiene más remedio que ceder y sentir la sensación de no poder evitar el timo.

Esto no pasaría de ser algo simpático si no fuera una de las maneras que maleducar en la gestión del tiempo. El caso más sangrante ocurre con las fechas de los exámenes, cuando toda una clase parece enmendar la memoria del profesor con absoluta convicción. Mientras algunos alumnos cumplidores se pliegan fastidiados a la presión de sus compañeros para retrasar la fecha.

Evitarlo exige al profesor tener las cosas perfectamente anotadas en sus cuadernos y agendas, pero también puede contar con la agenda de StudyTask, específicamente diseñada para la gestión de tareas y la medición de su carga en el exigente día a día ante los alumnos.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial