+34 671 836 555 info@taskntime.org

Como casi todo en esta vida, depende. Las circunstancias de cada persona son muy variadas y casi nunca existe una receta mágica que responda de forma automática a los dilemas que se nos presentan. Por eso, he pensado que podemos reflexionar sobre las ventajas e inconvenientes de cada opción.

¿Agenda digital o agenda de papel?

La agenda de papel es la más usada porque, tenga el formato que tenga, siempre podemos adaptarla y utilizarla como queramos, sin dependencia de una batería o de la electricidad y, además, nos permite guardarla como recuerdo para el futuro. Sin embargo, primero hay que buscar entre las mil opciones de tamaño, color y forma la que más se adapta a nosotros.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que pesa y que hay que tenerla siempre a mano ya que, de lo contrario, no nos sirve de nada. Si no miramos la agenda cada día y la mantenemos actualizada, es como si no la tuviéramos. Es decir, requiere de un trabajo continuo de puesta al día, de pasar a limpio, de revisión de lo que estaba y de búsqueda de la página concreta que necesitamos en cada momento. Por último -y esto es solo necesario explicitarlo a partir de la pandemia-, ahora se ha convertido en un “cacharro” más que hay que limpiar y desinfectar para no ponernos en riesgo.

La segunda opción, que cada día cobra más fuerza, es la agenda digital. Su uso se está incrementando desde hace un tiempo porque no deja de ser una aplicación más del móvil u ordenador con los que ya trabajamos de manera habitual. Este tipo de agenda tiene ventajas indiscutibles como las alertas para recordar ciertas tareas o actividades, una búsqueda fácil de información, la sincronización de nuestros datos en varios dispositivos…

Sin embargo, también hay que tener en cuenta algunos aspectos negativos. Estas agendas tienen un formato rígido que no siempre se adapta a las necesidades de cada momento y, sobre todo, pueden suponer la necesidad de dar acceso a un dispositivo móvil a niños pequeños.

Un agenda digital inteligente: un planificador automático

Por suerte, ahora contamos también con una tercera opción. En Task & Time, hemos llevado el concepto de agenda a un nuevo nivel con la creación de Studeam, un planificador digital del estudio. Con esta aplicación superamos varias de las limitaciones tradicionales de las agendas, ya que es capaz de adaptarse de manera dinámica e inteligente a la realidad. Su uso es muy sencillo (ver video DEMO) y, con la introducción de unos breves datos sobre nuestros hábitos de estudio (que, como todo lo demás, se pueden ir modificando), es capaz de aportarnos una propuesta de planificación, no solo del estudio, sino también del descanso, que se mantiene actualizada y acorde a las actividades que deseamos realizar.

 

Ahora ya no tienes solo dos opciones, sino tres: la agenda tradicional, la agenda digital o Studeam. Hemos intentado analizar brevemente cada una de ellas pero, por supuesto, la decisión es tuya.

 

 

Close Bitnami banner
Bitnami